lunes, 12 de julio de 2010

Bolleré



A Josie Asquerosi lo conocí por internet hace seis años. Nos hemos encontrado muchas veces pero a pesar de que somos casi vecinos y de que durante todos estos años hemos chateado de forma bastante regular nunca habíamos quedado. Últimamente estábamos más unidos. Que su ex y el mío se liaran une bastante, claro. Jaja. Y ahora a él le gusta un chico y yo quiero ayudarle a que lo haga suyo. Así que el jueves y el sábado quedamos para salir por la noche. Hay muchísimas cosas que contar pero ya las mezclo entre días, las olvido o me las invento de tanto que bebí y tan bien que me lo pasé. Pero lo más destacable podría ser:

- El jueves vinieron Josie y el Maquillajes a recogerme al hotel por la noche y nos metimos en el coche a beber Lambrusco mientras el recepcionista que me sustituía vigilaba que no viniera la policía. El sábado hicimos lo mismo, pero en vez de Lambrusco teníamos gelatina de vodka, una cosa riquísima pero que mancha mucho. Además como no me dio tiempo de cambiarme, tuve que lavarme con los amenities que iba encontrando por el hotel y me trajeron ropa de sus casas para que me cambiara en el coche. Todo esto me parecía tan de trece años que me puso de muy buen humor. Viajar al pasado me emociona mucho.

- El jueves me pillé un ciego de estos divertidos de hablar mucho y no tener vergüenza. Mientras Josie acortaba distancias con su oscuro objeto de deseo yo fui al baño. Allí un hombre me enseñó la tranca. Era una picha muy marrón, me recordaba mucho a un chorizo de Cantimpalo y para unas lentejas pues mira, pero así de pronto no me hizo mucho tilín además como la puso apuntando a mis pies parecía que iba a ponerse a mearme. Me fui.

- Cuando cerraron el bar me recuerdo hablando con mucha gente. A un inglés muy alto le dije que era colombiano y se rió mucho cuando le explicaba de forma muy didáctica cómo recogiámos el café en mi aldea. También había uno que siempre que pasaba por su lado me acariciaba como con afecto, y no solo a mí. Cualquiera a su alrededor se sentía como más reconfortado gracias a los cariños de ese ser. A un enano con barbas le dije que le quería. Y luego a uno al que llamábamos El Paciente Cero le vi unos auriculares saliendo del bolsillo trasero del pantalón y le dije que tenía algo extraño colgando del culo. Me contestó que eso en él era normal y aunque no lo entendí me reí mucho y me hice amigo también. Le llamábamos El Paciente Cero porque era igual que esto:



- El sábado fue todo mucho más salvaje. Después de tomarnos la gelatina etílica entramos a una discoteca llena de nabotes y de niños que parecían LaRoux. Qué cara llevaría cuando me encontré con un antiguo compañero de trabajo y al saludarle me dijo "¿Y tú quién eres?". Esa gelatina es maravillosa. Josie estaba muy ligón esa noche y yo me puse muy contento por él. Nos volvimos a encontrar con el chico cariñoso del jueves y alumbró mi corazón con su aura de candor. Y después fuimos a un bar donde nos apareció un portero vestido con correas y tachuelas y nos dijo que para entrar teníamos que desvestirnos y dejar a la chica que iba con nosotros fuera. Yo a esa chica no la conocía así que me pareció bien, pero se ve que era querida entre los demás porque todos se negaron a entrar. También me presentaron a un hombre muy mono y yo pasé, últimamente no tengo ganas de ligar, solo de reirme. Eso me da mucha tranquilidad.

- Finalmente Josie Asquerosi se lió con el chico que le gustaba. Ahora está preocupado porque no sabe cómo dar el siguiente paso. Yo, por si acaso, estoy ensayando a acariciar la espalda como el chico cariñoso, por si ocurre algo malo y necesita apoyo.

6 cazadores con rifles cargados:

Kokoro dijo...

Necesito gelatina de vodka YA! Es como una operación de estética pero que te gusta el resultado...

Que buen amigo eres, menos mal que conseguiste tu propósito y no me refiero a hacer feliz a un enano O.O

Maravilloso. Todo maravilloso... En agosto reserva un fin de semana con la cuchipanda. Tenemos que llevarte a nuestro antro favorito ¡y me dejan entrar y todo!

Sens@i dijo...

Pero qué maravilla de noches no??? Y luego la gente dice que fuera de Madrid la fiesta no es lo mismo...

Kabuki dijo...

Si!!!! jajaja, GELATINA DE VODKA YA!!!

B.Lee dijo...

¿Pito Marrón?¿Chorizo de Cantinpalo? Mira que en mi eterno safari en busca de pollas exóticas me he encontrado de todo, pero chico, vaya visión más horrible

Copito dijo...

Sin que sirva de precedente, te voy a decir que me ha gustado mucho una cosa que has escrito, lo de "últimamente no tengo ganas de ligar, solo de reirme. Eso me da mucha tranquilidad".

Salir con los amigos y que los casados tengan los novios en casa o en otra parte, y los solteros pasen de ligar, da algunas de las noches más bonitas en cuanto a unión de los amiguitos. También es que me gusta que mis amigos me presten atención a mí.

pop dijo...

ais. me acabo de leer el blog entero...
que triste despedida... y yo también me compré una cámara de 500 euros ;)

Publicar un comentario